-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

L de Luz




La sombra no existe;
lo que tu llamas sombra es la luz que no ves.

Henri Barbusse

*

18 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

¡Vivan el positivismo, la Luz y el Amor! ¡Vivan!

De cenizas dijo...

Mi sombra es la respuesta a tu luz, el cobijo que te ofrezco.


besos

Madame Vaudeville dijo...

Gracias por la Luz, entonces. Besos.

Capitán Smith dijo...

Me alegra verla asi.

Madame Vaudeville dijo...

Y yo le regalo una sonrisa, monsieur Smith :)

Francis dijo...

Usted es la luz que no veo. La luz que leo. Abrazos.

neosdoc dijo...

... la sombra no existe

siente tus párpados reversibles

esta noche tuve una visión
en mi interior un lucero
aullaba.

Madame Vaudeville dijo...

Francis
Esa luz que lee pero no ve es sombría a veces... Besos

neosdoc
Esta noche sentiré mis párpados reversibles y le recordaré;
cuando la visión se haga sueño
su luz aullará a través de mí.
Un abrazo.

charlotte dijo...

que divino Barbusse!

Capitán Flirt dijo...

Querida Madame, tiene usted la facultad de ofuscar: lo mismo deslumbra que da sombra.
Cuando se dice de alguien "es, con sus luces y sus sombras" se pretende rebajarle un tanto de categoría. Es justo al contrario, hemos de ser de luz y de sombra. Luz que alumbre y caliente; sombra que acoja y refresque.
No me cabe la menor duda que su mucha luz esconde una sombra de higuera, que hace desear el verano.

Madame Vaudeville dijo...

charlotte
A mí me parece divina su foto de perfil :) Un saludo!

capitán Flirt
Cuando se dice de alguien que "es, con sus luces y sus sombras", no se pretende rebajarle, sino alegar que tiene cosas buenas y malas, como todos. La sombra existe porque existe la luz, la bondad existe porque existe la maldad....; para que exista una, ha de existir la otra; ésa es la maravillosa dualidad de todo lo existente. Sin embargo me parece hermoso que alguien, como en este caso Barbusse, sea capaz de ir más allá y ver luz en la parte "negativa" (el yin-la parte norte, nubosa, de una montaña, según la tradición china); ver luz en la sombra o en la maldad.
Aquí es Verano y no para de llover... no puedo ver la Luz, pero sé que existe tras las nubes.
Abrazos

Capitán Flirt dijo...

Barbusse: la luz que creyó ver en la sombra fue la del estalinismo, que como sabe fue un cuerpo de una sola cara. Y no fue sombría sino tétrica.
A la dualidad luz-sombra, su complementariedad e incluso una mayor relevancia de la segunda, se refiere Tanizaki en su librito "Elogio de la sombra".
"Así como una piedra fosforescente, colocada en la oscuridad, emite una irradiación de joya preciosa, de igual manera la belleza pierde su existencia si se le suprimen los efectos de sombra"
Como a esa piedra la imagino, Madame, bajo nubes grises.

flower dijo...

¡Deja, deja!
Las sombras existen, esas sombras que dan frecor, como decían por arriba, la de la higuera es fantástica. Y el respiro bajo la sombrilla junto al mar, ese redondel donde no llega el sol abrasador...

Me gustan las sombras en verano.

Un beso grande, enormeeee!! Muaaaaaaaaaaaaa,

Madame Vaudeville dijo...

Capitán Smith
Me encantan nuestras charlas filosóficas. Aprendo mucho con usted :) Gracias.

flower
Lindaaaaaa!!! Hoy volví a su jardín a pasear "the blog en flor" y me llevé un alegrón porque no se había ido :) Usted vaya por la sombra, que los bombones al sol se derriten. MUA!

Belén dijo...

Y para ver hay que sentir la luz!!

besicos

Soy ficción dijo...

Tú crees???

No sé, creo que tengo que practicar mucho el positivismo, hay algunas cosillas que aún me cuestan.

Madame Vaudeville dijo...

belén
Sí... al fin y al cabo la vista es uno de nuestros sentidos... sentir es ver con todos ellos :) Mua!

soy ficción
Buf! A mí también me queda un rato largo por practicar, jeje. En esas estamos... Sonrisa positiva :)

Capitán Flirt dijo...

Gracias, mi muy querida Madame Vaudeville, pero soy yo el que disfruta una enormidad en este su inigualable, extraordinario riconcito, su Pequeño Cabaret que tan brillantemente dirige y ameniza.
En cuanto a nuestras "charlas filosóficas" son ¡qué duda cabe! muy gratificantes.
Lo que no sé es por qué de repente me ha invadido y no me abandona aquella frase contenida en "La vuelta al día en 80 mundos": “…¿para qué la vaporosa metafísica cuando tenemos a mano la física palpable?”.
Como siempre, un confortable abrazo.