-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

desde lo invisible

Imagen de Camilla Engman
Texto de Eduardo Galeano


Sueñan las pulgas con comprarse un perro y sueñan los nadies con salir de pobres, que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte, que llueva a cántaros la buena suerte; pero la buena suerte no llueve ayer, ni hoy, ni mañana, ni nunca, ni en lloviznita cae del cielo la buena suerte, por mucho que los nadies la llamen y aunque les pique la mano izquierda, o se levanten con el pie derecho, o empiecen el año cambiando de escoba.

Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.

Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos.

Que no son, aunque sean. Que no hablan idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local.

Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata.

*

J de ropaJe

-Imagen de Macus Romero-


"Se le veían las costuras y la etiqueta.
Ella llevaba el alma por fuera
como quien se pone una camiseta del revés"
DunaLoves
·

para ñoco le bolo

Érase que se era un fotógrafo- ¡Coño, el lobo!

Un día esta pequeña cabaretera le conoció en Compostela.
(Caperucita fui por un día y al lobo quise más que a la abuelita)
Un lobo feroz captando instantes,
con lentes en vez de dientes
y bellas palabras en cada micro-mirada.
Lo que el ojo no ve, con relatos nos lo relata
y con melodías hermosas
completa sus composiciones fotográficas.

 



-Ñoquito, gracias por estos años de fotos y palabras-

barbas azules, zapatos rojos

(A partir de textos de Clarissa Pinkola Estés)

La mujer ingenua representa el potencial creador de la psique. Al principio Barba Azul le da miedo y ella se muestra recelosa, pero poco a poco se convence de que Barba Azul no es peligroso, sino sólo extraño y excéntrico. La ingenua psique rechaza la sabiduría interior.

-Pero qué tonta soy, por qué me desagrada esa barbita azul.

Este error de apreciación es habitual en una mujer joven cuyos sistemas de alarma aún no se han desarrollado. Como los lobeznos, las mujeres necesitan una iniciación en la que se les enseñe que los mundos interior y exterior no siempre son unos lugares placenteros. Muchas mujeres ni siquiera han recibido las lecciones básicas que una madre loba le da a sus crías acerca de los depredadores, como por ejemplo: Si es amenazador y más grande que tú, huye; si es más débil, decide qué quieres hacer; si está enfermo, déjale en paz; si tiene púas, veneno, colmillos o garras afiladas, retrocede y aléjate en dirección contraria; si huele bien, pero está enroscado alrededor de una mandíbulas de metal, pasa de largo.

Lo malo es que el ego desea encontrase a gusto y el ansia de lo paradisíaco combinada con la ingenuidad no nos permite alcanzar la satisfacción, sino que nos convierte en alimento para el depredador.

Supongamos, por ejemplo, que una mujer ingenua se equivoca una y otra vez en la elección de su pareja. En algún lugar de su mente ella sabe que esta pauta es inútil, que tendría que abandonarla y seguir otro camino. Muchas veces incluso sabe lo que tendría que hacer, pero una especie de hipnosis de tipo Barba Azul la induce a seguir la pauta (auto)destructiva. En la mayoría de los casos la mujer piensa que, si insiste un poco más en la antigua pauta, la sensación paradisíaca que anda buscando aparecerá en un abrir y cerrar de ojos.

El deseo de encontrar el paraíso induce a la mujer a casarse con Barba Azul, el traficante de drogas de los éxtasis psíquicos.

Sin embargo, aunque una mujer esté muerta de cansancio por culpa de sus lamentables luchas, cualesquiera que éstas sean, y por muy grande que sea su hambre de alma (gemela), tiene que planear la fuga y esforzarse por salir adelante. Ésta es la iniciación más profunda, la iniciación de una mujer en la utilización de los sentidos instintivos que ella tiene para identificar y desterrar al depredador.

La amenaza del hombre oscuro es una advertencia para todas nosotras: si no prestas atención a los tesoros que posees, éstos te serán arrebatados. Las mujeres suelen matar sus naturalezas enteramente originales, creativas, espirituales y salvajes en respuesta a las amenazas del depredador. Por eso las mujeres se convierten en esqueletos y cadáveres en el sótano de Barba Azul.

La conciencia es el medio de escapar de la tortura. Es el camino para huir del hombre oscuro.

Si deseas recuperar a la Mujer Salvaje, no permitas que te capturen. Con los instintos bien aguzados para no perder el equilibrio, salta donde quieras, aúlla a tu gusto, toma lo que haya, averigua todo lo que puedas, examínalo todo y contempla lo que puedas ver. Baila con zapatillas rojas, pero cerciórate de que son las que tú has hecho a mano.

-Ilustración de Stefano Morri-

“Quien no sabe aullar no encontrará su manada”

robot bajo el agua

Imagen de Jinx-Is-Crazy



ahí van
ahí van

ahí van de nuevo
mis sentimientos
a veces para arriba
a veces para abajo


no depende de nada
y pende de un hilo
delicado
como tu mirada