-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

sub umbra nihili

(bajo la sombra de la nada)


Debemos avanzar más profundamente en ese vacío para encontrar debajo de la Nada la llama del amor que nos aguarda para darnos calor.
Nadie puede herirte tan profundamente como tu ser amado. Cuando admites al Otro en tu vida, abres tus defensas. Aun después de años de convivencia, tu afecto y confianza pueden sufrir una decepción. La vida es peligrosamente imprevisible. La gente cambia, a veces de manera drástica y repentina. El resentimiento y el rencor desplazan el arraigo y el afecto. Toda amistad atraviesa en algún momento el valle negro de la desesperación. Esto pone a prueba tu afecto en todos sus aspectos. Pierdes la atracción y la magia. El sentimiento mutuo se vuelve sombrío, la presencia hiere. Si eres capaz de atravesar este tiempo, tu amor puede emerger purificado, despojado de la falsedad y las carencias. Te llevará a otro terreno donde el afecto puede volver a crecer. A veces una amistad se echa a perder y las partes apuntan a sus centros de negativismo recíproco. Cuando se unen en el punto de carencia, es como si parieran un espectro dispuesto a devorar el último retazo de afecto entre los dos. Ambos son despojados de su esencia. Se vuelven impotentes, recíprocamente obsesionados. Entonces son necesarios la oración profunda, mucha atención y cuidados para reorientar las almas. El amor puede herirnos profundamente. Debemos tener mucho cuidado. El filo de la Nada corta hasta el hueso. Otros quieren amar, entregarse, pero les falta energía. Llevan en sus corazones los cadáveres de antiguas relaciones, son adictos a las heridas como confirmación de su identidad. Cuando una amistad se reconoce como un don, permanecerá abierta a su propio terreno de bendición.
Cuando amas, abres tu vida a un Otro. Caen todas tus barreras. Tus distancias protectoras se derrumban. Esa persona recibe permiso absoluto para penetrar en el templo más profundo de tu espíritu. Tu presencia y tu vida pueden volverse terreno suyo. Se necesita mucho coraje para permitir semejante acercamiento. Puesto que el cuerpo habita en el alma, cuando permites semejante proximidad, dejas que el otro se vuelva parte de ti.

En la afinidad sagrada del amor verdadero, dos almas se vuelven gemelas.

12 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

John O'Donohue.

Ananda Nilayán dijo...

Hoy el cabaret ofrece una buena sesión de coherencia y sabiduría. Gracias Madame, cuando me pierda en cosas mundanas, ya se dónde está la brújula.

Besos grandes, enormes *

miguel dijo...

Hay que tener mucho cuidado con la carga energética negativa proveniente de las relaciones anteriores... Y con los "adictos a las herdidas", más.
Besos gigantes preciosa

Espérame en Siberia dijo...

Brutal. Un poco desesperanzador a momentos, pero creo que es sincero.
La vida, el amor, las personas, todo es así: se transforma. Nada permanece, por más que quisiéramos.

Pero esa cotinua transición vale la pena. Dejamos ir a algunos para recibir a otros. La vida da sorpresas muy lindas.

Mucha luz, hermosísima.

alba dijo...

Tal cual. Un poco negativo pero taaan verdadero...
Arriba la Vaudeville!! Besis bonita

Ricardo Miñana dijo...

Profundo y reflexivo escrito.
un placer pasar a leerte.
que tengas un feliz fin de semana.
un abrazo.

Francis dijo...

La Nada y los cadáveres de relaciones anteriores son estigmas universales, por lo que veo (leo).
En cierto modo es un alivio :)
Abrazos, preciosa

irene dijo...

Qué gustazo pasar por aquí y sentirme en casa...tan sabias sus palabras Madame...irradian sobre todo; experiencia.
Un gran abrazo de vuelta y gracias por su hospitalidad como siempre

Soy ficción dijo...

La vida es movimiento.

Como siempre un placer leerte.

Madame Vaudeville dijo...

Creo que la otra noche enterré de golpe a todos los cadáveres de mis antiguas relaciones. Espero que para siempre y, sobre todo, para que no paguen justos por pecadores.
Descansen en paz.
Abrazos para tod@s

J.Himilce dijo...

Madame, me alegra q entierre los cadáveres; no es bueno vivir con fantasmas revoloteando por todos lados.
Lo q dice en el texto es cierto, irrefutable por muy descorazonador q sea; pero, aún así... ¿quién puede evitar amar?

Un beso, guapa. ¡Muak!

ñOCO Le bOLO dijo...


No se vuelven gemelas. En el amor verdadero desaparecen los límites entre las almas tendiendo a la fusión total. Pero el amor verdadero es sólo un estado transitorio que, posiblemente, derive en algo mejor para lo que no tengo nombre.
Dígame usted donde están enterrados, que quisiera ir a echar unas paletadas de tierra espesa.

ASAP, Madame. Ñosquibi ñosquiri

CR & LMA
________________________________