-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

ella

Alguien me sugirió amistad con el Refugio de manera providencial. Yo llevaba casi un año queriendo adoptar y, de pronto, ese Refugio aparecía en mi vida.

Vi su foto; acababan de abandonarla junto con sus hermanos en una triste cajita. Se llamaba Cloe. Era una cachorrita preciosa; negra, con ojillos inocentes y unos calcetines de pelo color blanco en las patitas. Era un bebé perruno lindísimo. Nada más verla mi imaginación comenzó a visualizar actos futuros en su compañía: juegos en el sofá, miradas cómplices en las noches, paseos por la playa, lametones de cariño... Supe que ella –Ella- sería mi compañera de viaje.

Y allá me fui, a conocerla. Casi dos horas de trayecto y una maletita llena de amor e ilusión como equipaje. Mi tierna amiga Aida –desde entonces su mágica “Aida madrina”- me acompañaba en la aventura. Más hipótesis sobre cuatro ruedas, consejos de experta amita canina y quinielas de nombres: Alana, Uma, Zoe, Duna... Ella. Cuando la vi supe que se llamaría Ella (pronúnciese con doble ele). Como Ella Fitzgerald. Negra de color y mi terapia para el alma, como el jazz en su voz. Como ella.

Me la pusieron entre los brazos, tiritando y –pum pum pum pum- con su pequeño corazón latiendo sin pausa a causa de los nervios. Noté cómo, pegada a mi cuerpo, se iba tranquilizando. Era más grande de lo que pensaba –uf- pero me miró... y me enamoró. No podía dejarla allí por más tiempo. En tan solo un instante, con tan solo un cruce de miradas, se había convertido en mi perrita y yo en su ama.

El viaje fue extraño. En mi regazo, tapada con una camiseta, vomitó varias veces. La autopista, los kilómetros, la oscuridad, las luces paseándose de cuando en vez por las lunas, las voces extrañas, las caricias de piel de una humana desconocida...
Y llegamos por fin a mi reino junto al mar, frente al espejo Atlántico, a mi casita. Otra buena amiga nos esperaba, Candy, de nombre dulce y dulce tía perruna. Más consejos, los primeros acercamientos, mirarlo todo, olerlo todo, descubrir con tiento...

La noche para las dos – ya sin la tía Candy y la “Aida madrina” fue más que noche una duermevela continua. Comenzaba así el período de adaptación: nuevos olores, caricias de piel a pelo, cosas por descubrir, juguetes por morder, una voz a la que acostumbrarse... Pero cada día un avance, cada hora un paso más hacia la integración ama-perrita/ perrita-ama, cada segundo una mayor conexión y más amor entre ambas.

Hasta hoy.

Sigue mordiendo lo que no debe y siendo una rebelde sin causa, pero ya sabe cuándo no debe ladrar, dónde debe orinar y defecar, a quién se puede arrimar, y reconocer y seguir la voz de su ama.

Sus juguetes favoritos son el señor Reno -un pequeño peluche de Navidad- y un mordedor fucsia con forma de hueso; aún se asusta con los otros perros y viene a pedirme que la coja en brazos para defenderla, se lanza a todo el mundo para dar y recibir mimos, le gusta meter su cabeza en mi pecho y agarrarme con su patita más blanca, da lametones de cariño en las manos, se hace pis de los nervios cuando llego a casa, corre por la calle como una potrilla desbocada, lo mira todo con ojos curiosos y desconcierto en la cara...

Hoy sé que, aunque se aleje de mí correteando por la arena, va a volver.
Hoy sabe que, aunque me vaya de casa para trabajar o salir un ratito, voy a volver.
Y que nunca más volverá a estar en una triste cajita sintiéndose abandonada, perdida, sola.

Gracias a todas las chicas del Refugio por su labor, llena de Amor y Respeto.
Gracias a mis amigas, Aida y Candy, por el apoyo y el cariño.
Y gracias a Ella, mi perrita linda, por alegrarme el corazón cada día y mover ese rabito, feliz, siempre al son de los ladridos de mi vida.



A Ella, Nuca, Tara, Dana, Agus, Xana, Lúa y Bora.

17 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

La fotografía es la primera que vi de ella, de Ella :)
Ahora es una perrita alta, delgada, de patas largas y elegantes, pelo brillante y ondulado y, aunque es mestiza, porte de "shnauzer".
Y me quiere. Y la quiero.

Ananda Nilayán dijo...

Qué lindura de compañera, Madame!!! lo van a pasar en grande juntas. Tiene cara de cabaretera, así que no me sorprenderé si un día nos deleita con un show perruno ^^
Preciosa historia nos ilustra hoy, llena de emoción y cariño.
Una, que como usted va sabiendo, tiene el océano en las venas, también anda por el refugio de esta tierra donde custodio las leyendas, abrazando perros y gatos que nadie quiso, acompañándolos, acogiéndolos, limpiándolos y agradeciendo sus lametones.

Ojalá cunda su ejemplo.

Un abrazo para ambas.

Ñoco Le Bolo dijo...


Al parecer, en ti se cumple esa dudosa deseable máxima que que dice ' el hombre es el mejor amigo del perro'
Felicidades, por ese amor a primera vista. No le fallará.
ASP, Madame

Ñosquibi ñosquiri

CR ____________________________________
LMA

El futuro bloguero dijo...

Enhorabuena a las dos, por haberos encontrado, por moveros el corazón y por alegraros tanto la una a la otra...

... de todo ello, nos beneficiamos tus lectores.

Un beso grande y teatrero

miguel dijo...

Me encanta leerte.. y más cuando te explayas así y nos cuentas cosas tuyas... Besos preciosa madame ambulante. Y mordiquitos para Ella

AlBordeDeLaTaza dijo...

Felicitaciones a ambas por encontrarse !!!
Buen nombre Elle y seguramente tambien buen ladrido por consecuencia !

Abrazos !

Espérame en Siberia dijo...

¡Ay, es un encanto!

alicia dijo...

Qué tierna manera de hacernos sentir el corazón de Ella palpitando entre nuestros dedos...
Qué suerte el encuentro y la cercanía con ese trocito de vida!

Gilda dijo...

Me caen bien las personas a las que les gustan los perros, y se hacen amigas de refugios, y adoptan, y suben las fotos a su blog.

:)

Algún día pondré mi propio refugio.

Un abrazo, Madame.

Madame Vaudeville dijo...

Guaus varios para tod@s!! Y lametones y mordisquitos!!! :)

De cenizas dijo...

OHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡
No me salen las palabras.. apenas un ladridito.
¡La mía se llama Clea!



besos

la jardinera dijo...

Le voy a hablar a mi cuchi-cuchi de este post tuyo. El tiene tres perreketes en adopcion, dos princesas y un donjuanete, los ama como a hijos, los cuida con el mimo del carino.

Se que la lectura de tu texto le va a chiflar y seras una de las suyas. Como lo eres de las mias.

;)

Menuda suerte tuvo Ella cuando te conocio!!!

Muas y guaus,

La Maga dijo...

FELICIDADES POR TU NUEVA AMIGA. Estoy segura que os esperan muy buenos momentos juntas. Dale un huevo en mi honor y un besazo gigantesco para ti.

Ariadna dijo...

Querida Madame, No sabe como la entiendo...Yo adoro a los perros pero sobre todo a los gatos (he tenido dos)
No sé como lo sabe pero no hay mayor consuelo cuando estoy triste, que la mirada verde de mi gata Bruma. En ese momento abandona toda su fiereza felina y se acerca lenta y me envuelve con ternura con su ronroneo y me dedica miradas eternas de comprensión absoluta.

Felicidades por tener a Ella, seguro que es una gran compañera

Un abrazo

Madame Vaudeville dijo...

Ella está tan contenta con estos lindos comentarios que se ha puesto patas arriba, sobre el escenario del cabaret, con las patitas dobladas, la lengüina fuera y el rabecho campaneante pidiendo más mimos, jijiji!!!
Guaus y muas para tod@s! :)

Balovega dijo...

Hola...

Un precioso nombre "ELLA", extraordinario perrillo y adorable carita...

Besotes para Ella.

Madame Vaudeville dijo...

Balovega...
Bienvenida al cabaretito!! Gracias por sus lindas palabras. Le guardaré siempre un lugar entre las butacas :)