-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

reina roja

Alicia, quien es tomada de la mano por la Reina Roja para que corran juntas, se asombra mucho al ver que, aunque corre lo más rápido que puede, todo cuanto la rodea no parece cambiar.
Alicia mira a su alrededor con gran sorpresa.
-Pero ¿cómo? ¡Si parece que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está igual que antes!
-¡Pues claro que sí! -conviene la Reina Roja- Y ¿cómo si no?
-Bueno, lo que es en mi país -aclara Alicia, jadeando aún bastante- cuando se corre tan rápido como lo hemos estado haciendo y durante algún tiempo, se suele llegar a alguna otra parte...
-¡Un país bastante lento! -replica la Reina Roja - Lo que es aquí, como ves, hace falta correr todo cuanto una pueda para permanecer en el mismo sitio. Si se quiere llegar a otra parte hay que correr por lo menos dos veces más rápido
.


-Lewis Carrol, fragmento de "Alicia a través del espejo"-



Da man da raíña vermella es un cortometraje gallego -aquí subtitulado al inglés, inexistente al español- del actor y director Omar Rabuñal. Agobiante y claustrofóbico, el pequeño filme te hace sentir Alicia subiendo y bajando siempre por las mismas escaleras. De hecho, el propio título te conduce "de la mano de Reina Roja" por los escalones de la noche en un constante arriba y abajo, sin cesar.

14 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

´Qué alegría su reaparición, pensaba que estaba encerrada en su cuisine...

Un beso subiendo escalones

JuanMa dijo...

Me encantó la cita de Alicia (pero qué agobio de vídeo...).

Besos rojos, Madame.

Didascalia dijo...

(Abraiada) Quedei de pedra. Arriba, abaixo, arriba, abaixo, arriba. Ufff! os latexos do corazón...

Lembranza da miña primeira curtametraxe que ollei...

"Mamasunción"

Grazas.

miguel dijo...

Claustrofobia, angustia, claustrofobia, angustia... que agobiooooooo!!!!!!
El objetivo es informar sobre el efecto de las drogas, o me equivoco??
Besos coloraos preciosa!!

alba dijo...

Ya te echaba de menos guapísima
:)♥

Belén dijo...

No te creas, querida mía... algunas veces en este país se parece que se camina y para nada...

Besicos

Ñoco Le Bolo dijo...


Pues esta vez voy a pasar de vídeo... por falta de tiempo, claro.
Camina Vd. Madame, camina y camina y no llega a nuestras casas. ¿Tan ocupada está nuestra reina roja?
En cualquier caso, esa añorada ausencia es motivo de alegría. Tendrá Ud. muchas cosas interesantes en su baúl de actividades. No las citaré.

ASP, y Ñosquibi ñosriqui

CR & LMA
________________________________

Ex Traño dijo...

diossss, pero que bien describia lewis su futuro, nuestro presente este correr para no llegar a ningun lado de mano de los reyes y reinas

siento una atmosfera viciada en este post ¿¿o sere yo??


besotes desde este lado del espejo

Rebeca Bloomwood dijo...

Me parecio barbaro la cita ;)

Francis dijo...

No podía faltar a la sesión de cine. Tarde, pero he visto el cortometraje. ES extraño; no podría decir que me gusta pero tampoco que no me gusta. Llega a ser desagradable, angustioso, pero supongo que será a propósito. Abrazos para esa bella soberana carmesí llamada madame Vaudeville.

la jardinera dijo...

Nunca me gustó este cuento. De niña no lo entendía, y de menos niña, no me ha apetecido entenderlo. Serán manías, pero siempre me agobió.

Fíjate qué cosas. Cuando estuve hace unos años en Eurodisney con mi peque, pasé de largo por todo lo relacionado con Alicia en el país de las maravillas.

Besos yy gracias por aparecer de nuevo. Se te ecahaba de manos. Mua,

la jardinera dijo...

Ay, madame, acabo de ver el cortometraje entero y menudo agobio.

Decididamente, Alicia no me mola nada. Ay!

Madame Vaudeville dijo...

Abrazos sin agobios!!! :)
A ver si puedo pasarme pronto a visitarles en sus hogares virtuales... Ni el tiempo ni la conexión a la Red (que la tengo loquita) me permiten estar con ustedes como merecen. Aysss!! Besos rojos!! :*

Nausicaa dijo...

No me gusta correr, pero el mundo no deja de moverse bajo mis pies.