-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

perdido y encontrado

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.

Todo principio
no es más que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.


-Wislawa Szymborska-
(Versión de Abel A. Murcia)




INTERIOR/ NOCHE. CUARTO DE ÉL

La cámara enfoca una vieja radio en la que suena Guilty, de Al Bowlly. Se abre el plano y vemos que la radio está sobre una mesa de escritorio, frente a una ventana. Ante la mesa, de espaldas, un hombre escribe algo. La cámara sube por encima de su cabeza y enfoca la ventana. Fuera, sopla el viento y llueve torrencialmente. Nubes grises en el cielo. La cámara regresa al hombre, de espaldas. La única luz pertenece a un lamparita -ténue, sobre la mesa del escritorio- que reina en la oscuridad del cuarto. El plano se centra entonces en el papel que escribe el hombre. Podría ser una obra de teatro. Vemos un título, “Muertos por toda la eternidad”, y el que parece un diálogo entre dos personajes: ÉL y ELLA. La cámara recorre el papel hasta dar protagonismo a la mano que dibuja letras sobre él. La mano se para de pronto. La tinta de la pluma ha dejado de salir. El hombre agita la mano compulsivamente. Esta imagen se enlaza con la siguiente secuencia, que sucede a modo de flashback.

EXTERIOR/DÍA. PLAYA

Se ve la misma mano, plano sobre plano, agitando algo, pero el fondo cambia al igual que el objeto; ahora un sonajero. Se escuchan risas sobre el sonido del mar y las gaviotas. El plano se abre y vemos al hombre de espaldas, sentado en la arena, y junto a él una mujer, tumbada. Están vestidos. El día es soleado, pero invernal. Mientras el hombre toca el sonajero ella canta algo, parece una melodía infantil. Al terminar, él para de tocar, deja caer el sonajero y le hace cosquillas en el vientre a la mujer. Cae sobre ella. Ríen, juntos. El hombre se levanta y le ofrece la mano.

HOMBRE: ¿Bailamos, señorita?

Vemos un primer plano de la mujer, que sonríe. Sobre esta imagen, la voz de él, que empieza a tararear Guilty. Ayuda a la mujer a levantarse y comienzan a bailar.

La cámara les deja así, jugando, y sube por encima de sus cabezas mostrándonos el mar, el horizonte infinito. De fondo, el tarareo, que se va mezclando con la canción original. Se escucha la voz del hombre:

HOMBRE: Gracias por devolverme al niño que llevo dentro.

Cesa la música. Silencio. Habla la mujer. Mismo plano del horizonte.

MUJER: Ya, pero preferiría que ese niño pudiera amarme como un hombre. Sin ella...

Silencio total. La cámara baja hasta enfocar el sonajero, casi en la orilla, abandonado entre la arena. Fin del flashback.

INTERIOR/NOCHE. CUARTO DE ÉL

Plano desde la entrada. Visión global del cuarto, con muebles pero sin vida, vacío de objetos y personas. La luna llena, enorme, ilumina la estancia desde el fondo, tras la ventana que, entreabierta, hace bailar la cortina blanca y cantar al viento. La cámara va hacia la mesa del escritorio, donde sólo hay un papel. Parece una carta. Se oye la voz del hombre, leyendo; es interrumpido antes y después por el agudo ulular del viento.

VOZ EN OFF DE HOMBRE: ... no quería hacerlo así, a través de una carta, pero sabes que siempre se me ha dado mejor escribir que hablar, y más cuando se trata de sentimientos... Es cierto que ella me ha devuelto la ilusión por la vida, sonrisas compartidas, juegos, sueños, pero quiero que sepas que no lo hago por ella; lo hago por nosotros. Por ti. Por mí. Ha de morir nuestra infelicidad, no nosotros con ella...

La voz del hombre es interrumpida por el tintineo de una llaves y una puerta que se abre y se cierra.

INTERIOR/NOCHE. SALA DE ELLA

La secuencia anterior se entrelaza con ésta con el mismo sonido cerrando una puerta. Suena Minor Swing, de Django Reinhardt. Desde atrás, la cámara enfoca al hombre, desnudo, tumbado sobre un sofá malva. Vemos tan sólo su coronilla y la parte izquierda de su cuerpo. La cámara sube por su hombro derecho. Vemos a una rana de peluche que parece mirarle, sonriente, desde el otro lado del sofá. El hombre da golpecitos sobre su pierna al ritmo del swing. Parece muy feliz. Se oye una cisterna y una puerta que se abre. El hombre gira su cabeza hacia la derecha y la cámara se echa atrás, abriendo el plano. Entra la mujer, desnuda; y se acerca al hombre, que sigue tumbado. Le besa en los labios y le susurra algo al oído.

MUJER: ¿Bailamos, señorito?

El volumen de la música sube al igual que la cámara, que asciende hasta el blanco techo del cuarto, donde se proyecta la palabra FIN.



28 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

NOTAS:

Hace días que tenía escrita esta minúscula película (si puede llamarse así). Ante todo, quiero pedirles disculpas por tal atrevimiento, ya que carezco de conocimientos sobre escritura cinematográfica.

Por otro lado, y muy curiosamente, ayer noche conocí la obra de Wislawa Szymborska. Y justo esta mañana leo, en otro blog amigo, un pedacito del poema que plasmo aquí. Tenía que ponerlo. Estaba predestinado, no sólo por su contenido, sino porque precisamente contenía las dos palabras del título del espectáculo: "perdido y encontrado".

Aunque este "cortometraje" no está basado en hechos reales literalmente, quiero dedicárselo a alguien muy especial -antes perdido- y espero que muy pronto, encontrado. Ha de saber que, al menos, se halla en mi corazón. Lo encontré allí hace tiempo...

El futuro bloguero dijo...

Bravo...

Interesante corto... Seguimos con el niño interior...

Feliz reencuentro

semifusa dijo...

Madame...

Uf, qué decirte hoy, si me has sobrecogido, apabullado, emocionado...

Primero, Wislawa Szymborska, que es lo más. Y en particular este poema suyo que ya descubrí hace un tiempo. Tampoco yo pude resistirme a airearlo en su día en... ya sabes. :)

Pero a continuación, por si los versos de Wislawa fueran poco, tu guión...
Consigues que al leerte nuestras emociones se eleven, como el volumen de la música de tu película, igual...

¡Precioso! Precioso, precioso y precioso.

Un abrazo gigante, Madame. :)

miguel dijo...

Yo quiero que me escriban algo asiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!
Que envidia todo, la dedicatoria en los comentarios, el poema, el guión, las fotos supercurradas con eso de "usted se encuentra aquí", en plan plano de salida de emergencia... Es genial!!!! Grande nuestra madame, grande. Un beso más GRANDE aún.

La Maga dijo...

Ayer con unas amigas hablábamos de que no existe el azar, que las cosas pasan porque tienen que pasar. Hoy las escribí un email y les mandé el poema con el que inicias esta entrada. Qué casualidad, pero no, la casualidad no existe.

Ñoco Le Bolo dijo...

ASP, Madame...

¿Para cuando se hace un corto?
Que sea pronto, no se puede desperdiciar esa capacidad.
Venga, manos a la obra.

You are here and everywhere, sure!!!

Big kiss
________
________

De cenizas dijo...

Ya sé que el comentario será atípico, pero, lo primero que me viene....:
¡TOMA CASTAÑA!
Bien, bien, bien...


besos

PIZARR dijo...

Madame, el poema que has elegido de de Wislawa Szymborska me ha encantado.

Me encanta el final... eso de que el libro de los acontecimientos se encuentra siempre abierto a la mitad.

Respecto al guión, me parece teriblemente complicado ese tipo de escritos, por lo tanto eres una valiente.

Un besito Madame

la petite sirène dijo...

Impresionante Madame...

Espero que nos sorprenda en más ocasiones con cortos como este... Me ha dejado sin palabras

Un besazo

Francis dijo...

Fascinante su mundo, madame. Y el mundo que es capaz de crear y recrear en unas pocas palabras . Lo he vivido con usted. Suerte la del afortunado que comparta su pequeño mundo y viva en ese pequeño corazón. Nosotros hemos de conformarnos con su pequeño cabaret. Un abrazo.

Capitán Flirt dijo...

De vuelta al hogar, a este su cálido hogar, madam -que aún más lo parece tras una pertinaz nevada- me recreo en las imágenes de su texto que, en mi opinión, ser leído y releído, es todo lo que precisa.
Magnífico.

Sintagma in Blue dijo...

Cuánto talento!

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Primero el poema
me ha llevado de nuevo al interrogante
seremos ,en verdad,marionetas cuyos hilos ,manejaddos ya por unlibreto establecido,se mueven con mapitas,sea quien fuere el gran titiritero?
Luego,tu corto
Clarìsimo
Me gustarìa VERLO.
Fundo en nefro
se escribe
FIN
aplaudo de pie.

J.Himilce dijo...

Con lo de Szymborska me dio pie a publicar (volver a hacerlo) una pequeña cosa en mi blog...

En cuanto a lo de su guión resultó francamente bonito el convertirlo en imágenes en mi imaginación... genial este Cinema Lumiere, mis felicitaciones! :)

Nausicaa dijo...

Yo también desconozco ese lenguaje, pero no desconozco lo que me gusta. Me gusta, me encanta, me fascina. Como siempre, perfecta :)

Twone Antwone dijo...

El nombre polaco (heme again in Poland) me parece de lo mas musical sobre todo pronunciando las consonantes, por otro way lo anterior parece una canción de Fito (paez) y su particular modo de glosar la vida parejil (verde pero no picoleta!!!!) y bueno, aparte, mil gracias de leert de nuevo en mi casa.
BSO

JuanMa dijo...

Genial cada parte por separado y el conjunto que forman todas juntas.

Un placer leerle, Madame.

Besos.

Capitán Flirt dijo...

"Yo no necesito tiempo para saber cómo eres;
conocerse es el relámpago"

(La voz a ti debida)

También a vos, madam.

miguel dijo...

Dónde estás madamevaudeville??? Ahora la que anda perdida eres tú!!!! Te echamos de menos preciosa. Actualiza yaaaa!!!!Besos.

Capitán Flirt dijo...

Sólo desearle, madam, felices fiestas, y que el turrón que coja con esos dos deditos esté rico de gloria y que se los rechupetee.
Pos eso.

(Y al resto también).

mi despertar dijo...

Felices dias te esperan te deseo lo mejor

Mariel Ramírez Barrios dijo...

Otra vez estoy aquì,querida madame
Y he venido a hacer algo importante
Algo que sòlo hago con los amigos
un abrazo
un beso
y un deseo
PAZ en esta navidad
en el año que se inicia pronto
y en toda su vida.

Maiz de agua dijo...

Felicidades por el arte y aparte del arte pero con arte

FELICIDADES EL DIA DE NAVIDAD piscita

PD que soy ELOISEMOI que ya no me visitas mujer...ese blog murió pero sigo siendo la piscita de siempre, un besito cariñoso

Le Mosquito dijo...

Un fuerte abrazo ambulante, de besos perdidos y encontrados.

Basquiat dijo...

madame, le envío un fuerte abrazo.

semifusa dijo...

¿Estás bien, niña?

Felices fiestas... y un inmenso abrazo. :)

Madame Vaudeville dijo...

Vistos y leídos algunos mensajitos, aquí y en el camerino del cabaret, he de decir que estoy bien, requetebien. No se preocupen, queridos míos. Les quiero, pero en estas fechas ando sin tiempo para actualizar ni visitar ni besar(les)en sus reinos virtuales. Pero les quiero y no les olvido, ¿eh?
Felices fiestas para todos. ¡Guapos!
En breve escribo. MUA!

Ananda Nilayan dijo...

Madame Vaudeville: como siempre se respira creatividad nada más entrar en su precioso cabaret. La música que acompaña a las acciones del guión, fantásticas. El poema... grande. Gracias por publicarlo.