-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

la fierecilla domada



Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.

Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa. Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos.

Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.

Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana. Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.

Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama... si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche.

En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes.

Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte.




Extracto "Deberes de la buena esposa",
del libro "Economía doméstica para bachillerato y magisterio".
Sección Femenina, 1958.

28 comentarios:

Madame Vaudeville dijo...

Queridos espectadores, leyendo textos así se entienden tantas cosas...Decía mi profesor de historia, años ha, que "el presente es como es porque el pasado fue como fue". Y tanto. Si es que no doy crédito. Pero, ¡ea!, aquí queda, bien plasmadito en forma de triste espectáculo en mi pequeño cabaret. Que también está abierto a la crítica. Besos.

Madame Vaudeville dijo...

Ah, ¿y qué me dicen de la ilustración? No tiene desperdicio. La he rescatado de LA GALERÍA del cabaretito. Pinchen aquí por si quieren ver más arte vintage:

CURIOSO VINTAGE

Pedro (Glup). dijo...

Ya, pero es solo una parte
En ese 1958 las esposas, los esposos, las mujeres, los hombres, los ancianos, los niños vivían en una falta de libertades inimaginables al día de hoy.
Solo hace falta ver una de esas películas españolas que dan los sábados en televisión y fijarse como vivía el personal por encima de las gracias de los cómicos de entonces (por cierto, muy buenos actores).
No en “Cuéntame” que es una mentira, un cuento.
Pero aquel tiempo es demasiado serio para centrarlo en un libro por cierto no al alcance de muchas mujeres.
En fin.
Saludos

Enredada dijo...

Dios!!!! esclavas totales!!!! NOOOOOOOOOO!!!!
besos

alba dijo...

Como andaba el patio!!!! Una de mis abuelas tenía miedo de mi abuelo pero aguantaba porque creía que debía ser asi, que estar con un hombre era aguantar y hacer lo que el quisiera siempe, sin poder quejarse o desdecirle. Y todo porque se lo metían en la cabeza incluso en lso libros de texto. Vaya vaya. No me extraña que se sintieran culpables o malas si eran "rebeldes" porque por lo que veo todo hacia parecer que se trataba de situaciones normales y corrientes. Gracias por enseñarnos cosas como esta. Besos guapi.

La Maga dijo...

De mayor quiero ser Mujer Florero con mi cintura ancha, muy contenta cuando me das el beso de la semana. SIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII, vamos a ser todas EL DESCANSO DEL GUERRERO.

Amorexia. dijo...

Dios! que asco! como pudo ser eso parte de un curso.

Mi muer es una fiera, me exije, me levanta, me toma, ella es igual a mi.

Saludos a deshora.

Belén dijo...

Buf... el otro dia vi con mi madre un reportaje sobre la sección femenina y mientras a mi me daban arcadas (este texto salía a relucir), mimadre se enfadó porque hicieron mucho bien a las mujeres la sección femenina, me decía... toma ya...

Yo lo que no me explico es que esto lo llevara una mujer... madre mía..

Besicos

miguel dijo...

Me da nauseas, la verdad. No sé que parte me ha parecido más horrorosa, humillante, asquerosa o inhumana. ¡Por favor! Nunca lo habia visto escrito, pero da miedo leerlo.
Un beso grande, preciosa mía.

Anónimo dijo...

Miguel, más miedo daría vivirlo... Imagínate.

Me gustó la galería vintage, Madame. Curiosa y original. Como usted, por lo que he visto. Enhorabuena por el blog.

Damadragón.

NoSurrender dijo...

¡qué escándalo! ¿pues no le ofrece una taza de teé, en lugar del tradicional y católico café? ¿hasta dónde vamos a llegar?

Madame Vaudeville dijo...

¿Y no me dicen nada del dibujito de marras? Es que lo del cerecbro de la mujer no tiene nombre... Que si ropita, joyitas, cartitas de amor, bigotudos varones, bombones, anillos de compromiso, bebés y cachorrillos.... ¡Es que me pongo mala!

Elena dijo...

Madame, y ha oído usted alguna vez del Manual de Carreño? No tiene desperdicio!!!
Ojalá pueda encontrarlo.
Saludos desde El Salvador!

Mandarina azul dijo...

Yo es que no me atrevo a comentarte, Madame. No sé si comentar forma o no parte de mis obligaciones femeninas. Ay... qué dilema.
Además, lo que yo pudiera decir, como mujer que soy, sería tan trivial...
Huy, te dejo ya; tengo que terminar de limpiar la casa para que de nuevo esté como los chorros del oro por la mañana.

Espera, que creo que un beso sí puedo dejarte. ¡Muac!

:P

JuanMa dijo...

Muy económico, todo.

(¡Madre mía!).

Besos

Roberto Esmoris Lara dijo...

"Ten una Browning con el cargador completo bajo la almohada y no dudes en dispararle si sientes que eso puede tranquilizar a tu marido"

¿Será parte de ese texto del '58, o se habrá traspapelado de algún otro?

Ja ja ja

Besos, maja

REL

De cenizas dijo...

¡50 años hace de eso! Casi nada....
Y aún queda camino por recorrer...


besos

Lula dijo...

Mon dieu!!

(gracias, guapa)

Capitán Flirt dijo...

Muy oportuno, Madame, su recordatorio en estos tiempos de recuperación de memorias acalladas.

Una cita para la reflexión: La Perfecta Casada (Fray Luis de León) publicada en Salamanca en 1587. En la introducción, se remite a las Sagradas Escrituras: "El marido de la mujer buena es dichoso y vivirá doblados días. La mujer de valor pone en su marido descanso y cerrará los años de su vida en paz. La mujer buena es suerte buena; y como premio de los que temen a Dios , la dará Dios al hombre por sus buenas obras. El bien de la mujer diligente deleitará a su marido".
Eso en cuanto a la "buena".
De la "mala": "El tratar con la mala es tratar con los escorpiones. Lo que turba la vida es casarse con una aborrecible. No hay cabeza peor que la cabeza de la culebra; ni ira que iguale a la de la mujer enojosa. Todo mal es pequeño en comparación con la malvada; a los pecadores les caiga tal suerte. Cortamiento de piernas y decaimiento de manos es la mujer que no da placer al marido. La mujer dio principio al pecado y por su causa morimos todos".
A continuación expone en veinte capítulos las características de la "perfecta casada".

Y sí, Madame, de "aquellos polvos, estos lodos".
Le ofrezco un confortable abrazo.

Madame Vaudeville dijo...

Hala! Ya pueden ir ustedes retirándose, que como llegue mi hombrecito al cabaret y vea a tanta gente por aquí se va a montar la marimorena. Y como se entere de lo que hemos hablado se enojará muchísimo. Y con razón, claro, que es que las mujeres somos una chismosas por naturaleza. Pobrecillo, que me tiene que aguantar!

Mon dieu! Lo que me queda por limpiar ahora! Nooo! Y encima he olvidado comprar el té para su desayuno!!! Si es que no valgo para nada... Corran, corran, a ver si me da tiempo de hacerlo todo antes de que llegue. Ay, la que me espera esta noche! Pero paciencia, Vaudeville, es ley de vida femenina...

¡Un momento! ¿Dónde está mi lacito rojo, ése que le gusta tanto para adornar mi suave cabellera?... ¿Se me habrá caído mientras barría, mientras fregaba los fogones? ¿Lo han visto por ahí?

Ñoco Le Bolo dijo...

ASP, Madame...

Aquellos años, aquellos libros... generaban perlas como esa, que ya conocía. Un espanto que nos hace sonreir si conseguimos olvidar a las víctimas de tanta represión.

¿Conoce Madame las obligaciones de una maestra de la época?, por ejemplo. ¿O como se ensalzaba la figura del Caudillo, ese pequeño enano que necesitaba un caballo para separarse del suelo?

Que le voy a contar !!!

Ex Traño dijo...

Que bonito era y que facil ser feliz, no como ahora.....

dejando las bromas y retomando lo importante, han conseguido que no quede memoria, le cuentas esto a cualquier adolescente y no da credito, piensa que estas exagerando, que te lo inventas y por desgracia, nuestras madres y abuelas lo sufrieron en sus carnes y en silencio, porque hay cosas que es preferible no recordar.
Respecto a la ilustración, creo que hay un error, no deberia haber nada dentro, solo un totem con la efigie de su esposo y un halo beatifico debido a su protección...

en fin, un abrazo madame

TERESA dijo...

Mejor no digo nada...Ya pasare otro dia,porque encontra de lo que pueda parecer yo de sumisa no tengo nada.
Por Dios que cosas.

Nausicaa dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAH!

Madame Vaudeville dijo...

Eso digo yo... Aaaaaaaaaaaaaaaaaaaah!!!!!!

J.Himilce dijo...

Uf... yo ya lo había leído... increíble... y tiene razón Madame... el pasado es importante porque explica el presente... Lo q hagamos hoy determinará el mañana... estamos a tiempo de cambiar, hagásmolo!

Francis dijo...

¡Qué decir después de leer esto! Pues nada. Un minuto de silencio. En contra de, claro. Un abrazo, madame.

Buzo dijo...

Si, miña rula, si. Pero xa pasou, ao menos aquí.
Agora ti podes ecoller.
Recordo unha serie, Os Fraguel. O dono do can chegaba da compra e o seu cadelo esperaba a ver que lle traía. O dono dille que trouxolle un pastel de nata e outro de crema pero que so pode comer un. Cando acaba o capítulo o pobre animal perdeu a sua alegría fronte aos pasteis porque non sabe a cal reunciar.
Liberdade de elección...que cruz...je,je.