-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

onIRIA




La diminuta mujer que vivía en el empapelado blanco de estrellas rosas del pequeño cuarto de Iria, soñaba con enamorarse y conocer las verdaderas estrellas al lado de algún príncipe enamorado.



El diminuto hombre que vivía en la hoja blanca de papel de cudrículas azules del pequeño diario de Iria, soñaba con encontrar a una princesa por la que escribir cartas de amor a todas horas, en una especie de quijotesco delirio de escritor fascinado.



La diminuta anciana y su diminuto nieto, que vivían en las amarillentas guardas con estrellas doradas del pequeño libro de cuentos de Iria, soñaban con huir de allí para contar a todos los niños del mundo maravillosas historias sobre princesas y príncipes que las rescatan subidos a caballos alados.




El diminuto arbusto que crecía en la almohada rodeada de blancos algodones de la pequeña cama del pequeño cuarto de Iria, bajo la cual estaban ocultos su pequeño diario y el pequeño libro de cuentos, hacía que la niña soñara, cada noche, con una madre y un padre enamorados, felices bajo la sombra de un árbol, con su hijita, fuera de aquel triste orfanato.
*
Todas las inspiradoras imágenes son de Franck Juery

15 comentarios:

Arcángel Mirón dijo...

Ay, me recordó al amante menguante, el personaje de Hable con ella, de Almodóvar!!

PIZARR dijo...

Madame, como dije hace días en otro comentario, las ausencias no son ausencias cuando pensamos en la persona ausente.

Desde que descubrí este blog el día 8 de septiembre, a partir de un comentario que dejaste en el blog de Itoitz, entraste en mi mente y ya no has salido de ella.

Fué una época de tantos descubrimientos importantes para mi, que siempre sereís especiales las personas que en aquellos dificiles días aparecisteis en mi vida bloguera.

Es curioso como no me equivoqué en mis apreciaciones iniciales con ninguno de vosotros.

Me han encantado los cuentitos de Iria y como siempre las imágenes.

Gracias por cuanto he ido descubriendo a través de las ilustraciones de tus entradas.

Un beso muy grande Madame

Sintagma in Blue dijo...

Ese gran regazo que son los sueños...

JuanMa dijo...

Sin duda, todos ellos son más reales que el propio orfanato. ¿Por qué no habrían de serlo también los sueños?

La realidad es, a veces, cuestión de punto de vista.

Un aplauso, Madame.

miguel dijo...

Simplemente mágico, pero no me extraña nada viniendo de ti, jeje. Un abrazo grande

Nausicaa dijo...

:) Que maravilla! Precioso cuento, y que bien elegido todo, me ha fascinado.

Gracias por mostrarme a este artista, y gracias por deslumbrarme con tu arte!

alba dijo...

Magia hecha cuento. Besos, guapi!

Francis dijo...

Madame, no deja usted de sorprenderme. Gratamente, por supuesto. Esta entrada está llena de vida y las imágenes están muy bien elegidas, son especiales. Un placer de sitio este cabaret. Abrazos

la petite sirène dijo...

Precioso como siempre Madame!! Así da gusto pasearse por el pequeño cabaret!

Las imágenes son preciosas, y están realmente bien elegidas para el relato que nos ha regalado hoy

Muchos besitos diminutos!!!

FER dijo...

Me encanta el del diminuto hombre de la hoja blanca!! Diminutamente genial!

A lo mejor esa foto te la cojo prestada en alguna ocasión... Me siento taaaan identificado!

Besosss

Basquiat dijo...

una maravilla de texto, pareciera que en el mundo de los sueños es donde a veces podemos vivir en realidad.
muchos besos madame

robespierre dijo...

sueños que suavizan la aspera realidad?

saludox

Madame Vaudeville dijo...

Gracias a todos por las palabras. Ellas son las que hacen magia. Besos minúsculos, como hormiguitas, pero grandes de corazón

De Lirium soy dijo...

Como siempre, un placer lo que se lee en este cabaret, un placer disfrutar las imágenes elegidas... Y así, mágicamente, este sitio se convirtió en refugio de sueños delirantes.. Un abrazo

Ñoco Le Bolo dijo...

ASP, Madame

¿Me creería usted si le digo que conozco a Iria? Vive cerca de Iria Flavia. Su mundo estálleno de mundos en los que los personajes escriben de mundos llenos de mundos.
Me dice Iria, que anda usted escribiendo desde dentro de uno de esos mundos y que lo que hace transciende a otros mundos que acuden asombrados a la fuente de la tinta violeta con la que dibuja las palabras.

ASP, Madame.
Me dice Iria que alguien me escribe a mí. Ando buscando la fuente.