-Gracias por compartir y dar a este pequeño reino ambulante corazón y alas propias. Bienvenidos-
*

*

ESPECTÁCULOS EN CARTEL


*****************************

ALMAnaque

Texto de Thierry Lenain-


El niño estaba sentado en su isla.
Miraba el mundo y reflexionaba.

Vio las guerras.
Y se dijo que habría que pintar de colores
los uniformes de los soldados,
y de sus cañones y fusiles
hacer ramas para los pájaros
y flautas para los pastores.

El niño vio el hambre.
Y se dijo que habría que atrapar las nubes
con un lazo y hacerlas llover sobre los desiertos.
Y habría que llenar los cauces de los ríos
de agua y de leche.

El niño vio la miseria.
Y se dijo que habría que aprender a sumar,
a restar y multiplicar y después a dividir.
Habría que aprender a compartir el dinero,
el pan, el aire y la tierra.

El niño vio a los poderosos
comer, dar órdenes, proclamar y decretar.
Y se dijo que habría que abrirles los ojos
o expulsarles.

El niño vio el mar
y se dijo que habría que limpiarlo.
Y después sentarse frente a él, sólo para soñar.

El niño vio los bosques.
Y se dijo que sería bueno pasear, aventurarse en ellos
y escribir historias en las que perderse
y después tumbarse sobre la hierba a escucharlas.

El niño vio las lágrimas.
Y se dijo que habría que aprender a abrazarse,
a no tener miedo de los besos.
Habría que aprender a decir te quiero,
aún sin haberlo escuchado jamás.

El niño levantó la cabeza.
Vio la luna, con una bandera plantada en su frente.
Y se dijo que habría que arrancársela
y después pedirle perdón.

El niño miró el mundo
por última vez desde su isla.

Y entonces, decidió nacer.




FELIZ 2009

Un nuevo calendario con alma, un ALMAnaque.
Un año que nace con buenos deseos.
Porque todos somos ese niño.

perdido y encontrado

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún "lo siento"
o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.

Todo principio
no es más que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.


-Wislawa Szymborska-
(Versión de Abel A. Murcia)




INTERIOR/ NOCHE. CUARTO DE ÉL

La cámara enfoca una vieja radio en la que suena Guilty, de Al Bowlly. Se abre el plano y vemos que la radio está sobre una mesa de escritorio, frente a una ventana. Ante la mesa, de espaldas, un hombre escribe algo. La cámara sube por encima de su cabeza y enfoca la ventana. Fuera, sopla el viento y llueve torrencialmente. Nubes grises en el cielo. La cámara regresa al hombre, de espaldas. La única luz pertenece a un lamparita -ténue, sobre la mesa del escritorio- que reina en la oscuridad del cuarto. El plano se centra entonces en el papel que escribe el hombre. Podría ser una obra de teatro. Vemos un título, “Muertos por toda la eternidad”, y el que parece un diálogo entre dos personajes: ÉL y ELLA. La cámara recorre el papel hasta dar protagonismo a la mano que dibuja letras sobre él. La mano se para de pronto. La tinta de la pluma ha dejado de salir. El hombre agita la mano compulsivamente. Esta imagen se enlaza con la siguiente secuencia, que sucede a modo de flashback.

EXTERIOR/DÍA. PLAYA

Se ve la misma mano, plano sobre plano, agitando algo, pero el fondo cambia al igual que el objeto; ahora un sonajero. Se escuchan risas sobre el sonido del mar y las gaviotas. El plano se abre y vemos al hombre de espaldas, sentado en la arena, y junto a él una mujer, tumbada. Están vestidos. El día es soleado, pero invernal. Mientras el hombre toca el sonajero ella canta algo, parece una melodía infantil. Al terminar, él para de tocar, deja caer el sonajero y le hace cosquillas en el vientre a la mujer. Cae sobre ella. Ríen, juntos. El hombre se levanta y le ofrece la mano.

HOMBRE: ¿Bailamos, señorita?

Vemos un primer plano de la mujer, que sonríe. Sobre esta imagen, la voz de él, que empieza a tararear Guilty. Ayuda a la mujer a levantarse y comienzan a bailar.

La cámara les deja así, jugando, y sube por encima de sus cabezas mostrándonos el mar, el horizonte infinito. De fondo, el tarareo, que se va mezclando con la canción original. Se escucha la voz del hombre:

HOMBRE: Gracias por devolverme al niño que llevo dentro.

Cesa la música. Silencio. Habla la mujer. Mismo plano del horizonte.

MUJER: Ya, pero preferiría que ese niño pudiera amarme como un hombre. Sin ella...

Silencio total. La cámara baja hasta enfocar el sonajero, casi en la orilla, abandonado entre la arena. Fin del flashback.

INTERIOR/NOCHE. CUARTO DE ÉL

Plano desde la entrada. Visión global del cuarto, con muebles pero sin vida, vacío de objetos y personas. La luna llena, enorme, ilumina la estancia desde el fondo, tras la ventana que, entreabierta, hace bailar la cortina blanca y cantar al viento. La cámara va hacia la mesa del escritorio, donde sólo hay un papel. Parece una carta. Se oye la voz del hombre, leyendo; es interrumpido antes y después por el agudo ulular del viento.

VOZ EN OFF DE HOMBRE: ... no quería hacerlo así, a través de una carta, pero sabes que siempre se me ha dado mejor escribir que hablar, y más cuando se trata de sentimientos... Es cierto que ella me ha devuelto la ilusión por la vida, sonrisas compartidas, juegos, sueños, pero quiero que sepas que no lo hago por ella; lo hago por nosotros. Por ti. Por mí. Ha de morir nuestra infelicidad, no nosotros con ella...

La voz del hombre es interrumpida por el tintineo de una llaves y una puerta que se abre y se cierra.

INTERIOR/NOCHE. SALA DE ELLA

La secuencia anterior se entrelaza con ésta con el mismo sonido cerrando una puerta. Suena Minor Swing, de Django Reinhardt. Desde atrás, la cámara enfoca al hombre, desnudo, tumbado sobre un sofá malva. Vemos tan sólo su coronilla y la parte izquierda de su cuerpo. La cámara sube por su hombro derecho. Vemos a una rana de peluche que parece mirarle, sonriente, desde el otro lado del sofá. El hombre da golpecitos sobre su pierna al ritmo del swing. Parece muy feliz. Se oye una cisterna y una puerta que se abre. El hombre gira su cabeza hacia la derecha y la cámara se echa atrás, abriendo el plano. Entra la mujer, desnuda; y se acerca al hombre, que sigue tumbado. Le besa en los labios y le susurra algo al oído.

MUJER: ¿Bailamos, señorito?

El volumen de la música sube al igual que la cámara, que asciende hasta el blanco techo del cuarto, donde se proyecta la palabra FIN.



warhol



En mis años de trabajo en una biblioteca viví tantas historias entrelazadas, entre líneas, marcando páginas de amor y humor de estantería en estantería...

La más graciosa sucedió cuando la pequeña Mafalda -directa desde la sección de cómics- acabó dentro de una lata de sopas Campbell -en la sección de Arte- y se bebió todo el contenido. Pocos saben que fue ahí donde comenzó a odiar dicho alimento. Tras el empacho warholiano.



Sirva este espectáculo como homenaje a Quino y a un amigo muy querido, desconocedor del mundo Mafaldil e infantil en general.
Para ti, Antonio, y por el niño que llevas dentro.



star wars

Queridos espectadores, hace unos días mi admirado Ñoco le Bolo me hizo una petición, que permitiera actuar en el cabaret a un simpático muchachito rubio llamado Corey Vidal. Y como el chico es bueno... voilá, aquí le tienen. Disfruten de su arte con este montaje audiovisual:

NOTAS:
Las cuatro bellas y divertidas voces que cantan a capella pertenecen al grupo cómico Moosebutter, de Utah. Si pinchan AQUÍ, accederán al making of del vídeo.

un latido más



ME HALLO VIVA EN EL MARCO DE LA PUERTA,
EN EL ALFÉIZAR DE TU VENTANA,
PERO, INVISIBLE PARA TUS OJOS,
ME SIENTO CAMALEÓN,
MIMETIZADA EN TU CORAZÓN,
SIN SER VISTA,
DIFUMINADA.


TAL VEZ CREAS QUE SOY,
TAN SOLO,
UN LATIDO MÁS.

chascarrillo




Las flores del hule no huelen,
duele el amor bajo el hule.

A escondidas, besos.

Con H de prohibidos.
Sin H de halitosis.


*


¿QUÉ LES SUGIERE a ustedes ESTA IMAGEN?

Jueguen a imaginar chascarrillos
para reír conmigo a dos carrillos.

A de Amor

Adaptación de "First date", de Pesare.



La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado,
sino, precisamente, porque la quiso.
La borró junto con el amor que sintió por ella.

Milan Kundera
(Fragmento de "El Libro de la risa y el olvido")

duermevela II


Transita la noche por mi alcoba malva, sobrevolada por polillas pululantes que aletean sobre la madera de mi cama. Esta cama es una barca. Las olas del sueño la rozan, pero el sueño no me alcanza.

Flotando atisbo una isla, repleta de pensamientos e invadida por cavilantes algas, que trepan por el mástil e intentan enredarme, sin red, en una amalgama de recuerdos, "tal vez" y qué pasará mañana".

Acaece una tormenta nocturna. Tentáculos emergentes me atrapan, peces de colores tristes saltan sobre mi pálida cara, juguetes del pasado, abandonados en las aguas, salen a flote arañando mi cama. Memoria. Miedo. Nostalgia.

Silencio de pronto. Despojos de amores perdidos brotan de la espuma blanca de las sábanas. Pasajeros fugaces, pasan. Son aves de paso que sobrevuelan barcas.

Me hago un ovillo en la cama enroscada en la manta, de verde lana oceánica. Navegan las horas y las primeras luces del alba llegan iluminando mi cuarto, asomándose por las ranuras de las persianas. La luna duerme ya, qué afortunada.

Las olas del sueño me rozan, pero el sueño no me alcanza.

duermevela

- Imagen: Madame Vaudeville y su mantita-



Insomne selenita,

lunática noctámbula,

sonámbula, onírica dama.


Susúrrame secretos,

suaves sueños

de bellas durmientes,

para que mis pestañas

se acuesten sobre mi piel

y duerman mis pupilas,

pululantes criaturas insomnes,

como yo

como tú

¡shhh!




Dormida
sobre el cuento de mi vida
sueño
con que alguien escriba
un final feliz

pienso, luego existes

Queridos espectadores, ¿a que en estos días de frío y lluvia les apetece ver una película, tranquilos, en casita? Pues a falta de casa propia, aquí tienen mi pequeño cabaret ambulante. Como pueden comprobar he dejado mantitas en las butacas; el café humea en el ambigú y hay todo tipo de infusiones a su disposición.
Pues bien, este mes, el Cinéma Lumière del cabaret les ofrece una obra de Mario Viñuela, Premio al mejor cortometraje de Castilla y León en la Muestra Internacional de cine de Palencia, 2007. Me gusta porque tiene un -tal vez excesivo- toque Amèlie Poulain, pero prefiero no decirles más, ya que no quisiera condicionarles ni realizar aquí una crítica cinematográfica. Además, siempre es de agradecer que haya personas que amen el cine en español y luchen por su lugar en nuestros corazones (al menos allí, ya que en las salas de cine parece una misión imposible). A veces la intención es lo que cuenta... Véanlo, disfruten (o no) y opinen si así lo desean.


la fierecilla domada



Ten preparada una comida deliciosa para cuando él regrese del trabajo. Especialmente, su plato favorito. Ofrécete a quitarle los zapatos. Habla en tono bajo, relajado y placentero. Prepárate: retoca tu maquillaje, coloca una cinta en tu cabello. Hazte un poco más interesante para él. Su duro día de trabajo quizá necesite de un poco de ánimo, y uno de tus deberes es proporcionárselo.

Durante los días más fríos deberías preparar y encender un fuego en la chimenea para que él se relaje frente a él. Después de todo, preocuparse por su comodidad te proporcionará una satisfacción personal inmensa. Minimiza cualquier ruido. En el momento de su llegada, elimina zumbidos de lavadora o aspirador. Salúdale con una cálida sonrisa y demuéstrale tu deseo por complacerle. Escúchale, déjale hablar primero; recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos.

Nunca te quejes si llega tarde, o si sale a cenar o a otros lugares de diversión sin ti. Intenta, en cambio, comprender su mundo de tensión y estrés, y sus necesidades reales. Haz que se sienta a gusto, que repose en un sillón cómodo, o que se acueste en la recámara. Ten preparada una bebida fría o caliente para él. No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones su juicio o integridad. Recuerda que es el amo de la casa.

Anima a tu marido a poner en práctica sus aficiones e intereses y sírvele de apoyo sin ser excesivamente insistente. Si tú tienes alguna afición, intenta no aburrirle hablándole de ésta, ya que los intereses de las mujeres son triviales comparados con los de los hombres. Al final de la tarde, limpia la casa para que esté limpia de nuevo en la mañana. Prevé las necesidades que tendrá a la hora del desayuno. El desayuno es vital para tu marido si debe enfrentarse al mundo interior con talante positivo.

Una vez que ambos os hayáis retirado a la habitación, prepárate para la cama lo antes posible, teniendo en cuenta que, aunque la higiene femenina es de máxima importancia, tu marido no quiere esperar para ir al baño. Recuerda que debes tener un aspecto inmejorable a la hora de ir a la cama... si debes aplicarte crema facial o rulos para el cabello, espera hasta que él esté dormido, ya que eso podría resultar chocante para un hombre a última hora de la noche.

En cuanto respecta a la posibilidad de relaciones íntimas con tu marido, es importante recordar tus obligaciones matrimoniales: si él siente la necesidad de dormir, que sea así, no le presiones o estimules la intimidad. Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo siempre en cuenta que su satisfacción es más importante que la de una mujer. Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que hayas podido experimentar. Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes.

Es probable que tu marido caiga entonces en un sueño profundo, así que acomódate la ropa, refréscate y aplícate crema facial para la noche y tus productos para el cabello. Puedes entonces ajustar el despertador para levantarte un poco antes que él por la mañana. Esto te permitirá tener lista una taza de té para cuando despierte.




Extracto "Deberes de la buena esposa",
del libro "Economía doméstica para bachillerato y magisterio".
Sección Femenina, 1958.

caminos del espejo

Poema de Alejandra Pizarnik




I
Y sobre todo mirar con inocencia. Como si no pasara nada, lo cual es cierto.

II
Pero a ti quiero mirarte hasta que tu rostro se aleje de mi miedo como un pájaro del borde filoso de la noche.

III
Como una niña de tiza rosada en un muro muy viejo súbitamente borrada por la lluvia.

IV
Como cuando se abre una flor y revela el corazón que no tiene.

V
Todos los gestos de mi cuerpo y de mi voz para hacer de mí la ofrenda, el ramo que abandona el viento en el umbral.

VI
Cubre la memoria de tu cara con la máscara de la que serás y asusta a la niña que fuiste.

VII
La noche de los dos se dispersó con la niebla. Es la estación de los alimentos fríos.

VIII
Y la sed, mi memoria es de la sed, yo abajo, en el fondo, en el pozo, yo bebía, recuerdo.

IX
Caer como un animal herido en el lugar que iba a ser de revelaciones.

X
Como quien no quiere la cosa. Ninguna cosa. Boca cosida. Párpados cosidos. Me olvidé. Adentro el viento. Todo cerrado y el viento adentro.

XI
Al negro sol del silencio las palabras se doraban.

XII
Pero el silencio es cierto. Por eso escribo. Estoy sola y escribo. No, no estoy sola. Hay alguien aquí que tiembla.

XIII
Aun si digo sol y luna y estrella me refiero a cosas que me suceden. ¿Y qué deseaba yo? Deseaba un silencio perfecto. Por eso hablo.

XIV
La noche tiene la forma de un grito de lobo.

XV
Delicia de perderse en la imagen presentida. Yo me levanté de mi cadáver, yo fui en busca de quien soy. Peregrina de mí, he ido hacia la que duerme en un país al viento.

XVI
Mi caída sin fin a mi caída sin fin en donde nadie me aguardó pues al mirar quién me aguardaba no vi otra cosa que a mí misma.

XVII
Algo caía en el silencio. Mi última palabra fue yo pero me refería al alba luminosa.

XVIII
Flores amarillas constelan un círculo de tierra azul. El agua tiembla llena de viento.

XIX
Deslumbramiento del día, pájaros amarillos en la mañana. Una mano desata tinieblas, una mano arrastra la cabellera de una ahogada que no cesa de pasar por el espejo. Volver a la memoria del cuerpo, he de volver a mis huesos en duelo, he de comprender lo que dice mi voz.


adagio para requiem

Poema de Emily Dickinson



Morí por la belleza, mas apenas
me había acomodado en la tumba
cuando uno que había muerto por la verdad
fue depositado en un tumba adyacente.
Me preguntó suavemente por qué había muerto.

'Por la belleza', le contesté.

'Y yo por la verdad; ambas son una misma cosa;
hermanos somos', dijo.

Y así, como parientes que se encuentran una noche,
conversamos entre las tumbas,

hasta que el musgo llegó a nuestros labios
y cubrió nuestros nombres.

cifras y letras



QUIERO TENER UN AS EN LA MANGA PARA GANARTE.
QUIERO SUMARNOS, UNO MÁS UNO, PARA SER DOS EN UNO.
QUIERO MORIR DE AMOR CONTIGO Y RESUCITAR AL TERCER DÍA.
QUIERO REGALARTE MIS CUATRO ELEMENTOS: TIERRA DONDE SENTIRTE COMO EN CASA, FUEGO DE AMOR EN CADA ABRAZO, AIRE PARA RESPIRARME Y AGUA PARA SACIAR TU SED.
QUIERO DIBUJAR, CON LOS CINCO DEDOS DE MI MANO DERECHA, CARICIAS SOBRE TU PIEL.
QUIERO SER "LES SIX" PARA COMPONERTE LAS GNOSSIENNES Y GYMNOPEDIES DE SATIE.
QUIERO SER GATA PARA VIVIRTE SIETE VECES, SIETE.
QUIERO VOLVERME UN OCHO CONTIGO Y ENREDARNOS COMO TRENZAS EN MI PELO.
QUIERO SER GATA -ANGLOSAJONA- PARA VIVIRTE NUEVE VECES, NUEVE.
QUIERO RECOMPENSAR TU AMOR PAGANDO UN DIEZMO DE AMOR ETERNO.

la llave

Imagen de Anne-Julie Aubry



Llave en mano,
deshagamos las ataduras,
abramos todas las cerraduras.

Giremos la llave
haciendo que el mundo gire también.

Usemos la llave maestra
-esa que ofrece libertad universal-
abriendo todas las puertas.

La llave del mundo.


*

Porque si nos encerramos en nosotros mismos
puede que olvidemos dónde estaba la llave.

como pájaros perdidos

Textos de Jaime Sabines
Imágenes de Hotburrito2


Como ahora no hay maestros ni alumnos,
el alumno preguntó a la pared:
- ¿Qué es la sabiduría?
Y la pared se hizo transparente.


La policía irrumpió en la casa y atrapó a los participantes
de aquella fiesta. Se los llevó a la cárcel por lujuriosos y
perversos. Era natural. La policía no puede irrumpir en
las calles y acabar con otros escándalos,
como el de la miseria.

El secreto de Dios:
acercó sus labios a mi oído
y no me dijo nada.



-Para L.M, un pajarillo perdido en Compostela-

placeres

Texto de Clarice Lispector
Imagen de Krista Huot




"... se sentó para descansar y poco después imaginaba que era una mujer azul porque el crepúsculo más tarde tal vez fuese azul, imaginaba que hilaba con hilos de oro las sensaciones, imaginaba que la infancia era hoy plateada de juguetes, imaginaba que una vena no se había abierto e imaginaba que de ella no estaba, en silencio blanquísimo, manando sangre escarlata y que no estaba pálida de muerte, aunque imaginaba que lo estaba de verdad;

en medio del imaginar necesitaba hablar de la verdad de piedra opaca para que contrastase con el imaginar verde resplandeciente, imaginaba que amaba y era amada, imaginaba que estaba acostada en la palma transparente de la mano de Dios (...)

imaginaba que vivía y que no estaba muriendo, pues vivir no pasaba a fin de cuentas de aproximarse cada vez más a la muerte, imaginaba que no se quedaba de brazos caídos de perplejidad cuando los hilos oro que hilaba se confundían y no sabía deshacer el hilo frío, imaginaba que era lo bastante sabia como para deshacer los nudos de marinero que le ataban las muñecas, imaginaba que tenía un cesto de perlas sólo para mirar el color de la luna, pues ella era lunar, imaginaba que cerraba los ojos y seres humanos surgirían cuando los abriera húmedos de gratitud,

imaginaba que todo lo que tenía no era imaginar"


***

Queridos espectadores, hoy quiero presentarles, a través de este fragmento del libro Aprendizaje o El libro de los placeres (1969), a la brasileña Clarice Lispector. Ucraniana de nacimiento, escribe desde personajes que buscan dentro de sí mismos, en una especie de viaje interior, las soluciones a sus crisis existenciales; ahonda en la psicología llegando a la metafísica, crea intimismo envolviéndolo con metáforas, preguntas y un alma enamorada ávida de saber.
A pesar del texto elegido, para Clarice escribir es mucho más que imaginar, como refleja en su obra póstuma Un soplo de vida (1978). Para ella escribir es realizar ese viaje interior y conocerse íntimamente a través de las palabras, y al conocerse a sí misma conocer el Universo:

"Tengo miedo de escribir, es tan peligroso. Quien lo ha intentado, lo sabe. Peligro de revolver en lo oculto. El mundo no va a la deriva, está oculto en sus raíces sumergidas en las profundidades del mar. Para escribir tengo que colocarme en el vacío."

Les dirijo a la Casa de Citas del Pequeño Cabaret Ambulante para que conozcan a esta artista más íntimamente. Pinchen AQUÍ y disfrútenla. Y quiero pedirles dos favores: No teman jamás al placer de escribir y no pierdan nunca el placer de imaginar.

sombras



... yo vivo
de sombras,

entre sombras
de carne tibia, bella,
con tus ojos, tu cuerpo,
tus besos, sí, con todo
lo tuyo menos tú.
Con criaturas falsas,
divinas, interpuestas
para que ese gran beso

que no podemos darnos

me lo den, se lo dé.


Poema de Pedro Salinas
Imagen de Gabriel Pacheco

sinonimia



Cursiva

¿Por ser cursi e ir hacia la derecha?: "¡Cursi va!"


Itálica

¿Por hacer referencia al país donde se halla la Torre de Pisa, bella e inclinada cual I de Italia?


Bastardilla

¿Por no ser la original, sino la hija ilegítima (y más pequeñita, la bastardilla) de la bastarda, a quien quiere imitar?


¿...?


-NOTAS-

Realmente la palabra "cursiva" proviene de 'curro' (-is, -ere, cucurri, cursum) -'correr' en latín- por ser el tipo de letra obtenida al escribir con cierta agilidad. De esta forma, existe una relación de reciprocidad entre las letras de tipo cursivo y la agilidad en su escritura: la escritura ágil "cursiviza" la grafía y la letra cursiva agiliza la escritura.
La letra "bastarda" es también manuscrita, inclinada hacia la derecha, rotunda en las curvas, cuyos gruesos perfiles son resultados del corte y posición de la pluma y no de la presión de la mano.
Las letras "itálica" o "bastardilla" son las de imprenta, que imitan a la bastarda.

schneckentraum



EL SUEÑO DEL CARACOL

sabor

- La imagen es de Chloé Rémiat-



Y tú,
¿sabes a qué sabes?

*

wanted



SE BUSCA EX-NOVIO

Regaló un anillo de pedida

pero, días después,

desapareció del mapa sin despedida

+++


¿QUÉ LES SUGIERE A USTEDES ESTA IMAGEN?

Puede ser un cuento, un poema, un juego de palabras
o una simple broma.

¡Hagan juego, señores!

sorella



Pies hermanos en la arena,
compañeros en la senda hacia el horizonte,
juntos en mi reino junto al mar
pero caminantes solitarios
en esa botita italiana que quiero tanto.

Hay hermanos con S de sangre
y hermanos con S de sentimiento.

Los primeros no se eligen
y los segundos se encuentran.
Y cuando los encuentras...
nada de decir
"pies para que os quiero"
Hay que decir:
gracias por caminar conmigo
aunque mi reino esté lejos.


A mis hermanas italianas.
Gracias por estos días juntas.

vocablos amados



Todo lo que usted quiera, sí señor, pero son las palabras las que cantan, las que suben y bajan… Me prosterno ante ellas… Las amo, las adhiero, las persigo, las muerdo, las derrito … Amo tanto las palabras… Las inesperadas… Las que glotonamente se esperan, se acechan, hasta que de pronto caen… Vocablos amados… Brillan como piedras de colores, saltan como platinados peces, son espuma, hilo, metal, rocío… Persigo algunas palabras… Son tan hermosas que las quiero poner todas en mi poema… Las agarro al vuelo, cuando van zumbando, y las atrapo, las limpio, las pelo, me preparo frente al plato, las siento cristalinas, vibrantes, ebúrneas, vegetales, aceitosas, como frutas, como algas, como ágatas, como aceitunas… Y entonces las revuelvo, las agito, me las bebo, me las zampo, las trituro, las emperejilo, las liberto… Las dejo como estalactitas en mi poema, como pedacitos de madera bruñida, como carbón, como restos de naufragio, regalos de la ola… Todo está en la palabra… Una idea entera se cambia porque una palabra se trasladó de sitio, o porque otra se sentó como una reinita adentro de una frase que no la esperaba y que le obedeció.
Tienen sombra, transparencia, peso, plumas, pelos, tienen de todo lo que se les fue agregando de tanto rodar por el río, de tanto trasmigrar de patria, de tanto ser raíces… Son antiquísimas y recientísimas… Viven en el féretro escondido y en la flor apenas comenzada… Qué buen idioma el mío, qué buena lengua heredamos de los conquistadores torvos… Éstos andaban a zancadas por las tremendas cordilleras, por las Américas encrespadas, buscando patatas, butifarras, frijolitos, tabaco negro, oro, maíz, huevos fritos, con aquel apetito voraz que nunca más se ha visto en el mundo…
Todo se lo tragaban, con religiones, pirámides, tribus, idolatrías iguales a las que ellos traían en sus grandes bolsas… Por donde pasaban quedaba arrasada la tierra… Pero a los bárbaros se les caían de las botas, de las barbas, de los yelmos, de las herraduras, como piedrecitas, las palabras luminosas que se quedaron aquí resplandecientes… el idioma. Salimos perdiendo… Salimos ganando… Se llevaron el oro y nos dejaron el oro…
Se lo llevaron todo y nos dejaron todo… Nos dejaron las palabras.


Texto: Pablo Neruda.
Ilustración: Manoli López

arenga


- El gran dictador, 1940-

PORQUE SEGUIMOS PENSANDO DEMASIADO

Y SINTIENDO MUY POCO

amélie




"A Amelie le gusta partir con la cuchara el caramelo de la crema catalana"

*
Adam me pide que emule a mademoiselle Poulain con un meme de cosas que me gustan mucho y de cosas que no me gustan nada. Ahí va, pues:


A Madame Vaudeville le gusta...

sacar un pie de entre las sábanas para dormir


abrazar a los árboles para compartir energía


imaginar la vida de algunas personas cuando pasan por su lado

o curioseando a través de las ventanitas de sus casas encendidas

escuchar el silencio cuando mira la Luna




A Madame Vaudeville no le gusta...

el tacto de los calcetines sobre la piel


que la gente se vaya del cine antes de los créditos o que aplauda al final


que le acaricien siempre en la misma zona, en plan tortura china



pasear por la orilla y descubrir basura enredada en las olas del mar




¿Quién quiere sentirse un poco Amélie?

Cuenten, cuenten...

(Esto me recuerda a "Foutaises" (Pinchad AQUÍ))

onIRIA




La diminuta mujer que vivía en el empapelado blanco de estrellas rosas del pequeño cuarto de Iria, soñaba con enamorarse y conocer las verdaderas estrellas al lado de algún príncipe enamorado.



El diminuto hombre que vivía en la hoja blanca de papel de cudrículas azules del pequeño diario de Iria, soñaba con encontrar a una princesa por la que escribir cartas de amor a todas horas, en una especie de quijotesco delirio de escritor fascinado.



La diminuta anciana y su diminuto nieto, que vivían en las amarillentas guardas con estrellas doradas del pequeño libro de cuentos de Iria, soñaban con huir de allí para contar a todos los niños del mundo maravillosas historias sobre princesas y príncipes que las rescatan subidos a caballos alados.




El diminuto arbusto que crecía en la almohada rodeada de blancos algodones de la pequeña cama del pequeño cuarto de Iria, bajo la cual estaban ocultos su pequeño diario y el pequeño libro de cuentos, hacía que la niña soñara, cada noche, con una madre y un padre enamorados, felices bajo la sombra de un árbol, con su hijita, fuera de aquel triste orfanato.
*
Todas las inspiradoras imágenes son de Franck Juery

campanilla




Huyo de las palabras porque sólo son memoria,
y sin embargo mi silencio las sostiene.

Soy el contenido que escapa de las formas,
el terreno donde germinan las estrellas,
la indecible Verdad, raíz de la Belleza,
resplandor que denuncia mi acción invisible
agregando la demencia de lo impensable
al objeto que esconde cada palabra
y a la palabra que esconde cada objeto.

Soy el vuelo antes del nacimiento del pájaro,
la música sin músico, el tiempo sin arquitecto,
el silbido que precede a la espada,
el coro celestial de los gusanos inscrito ya en el cuerpo que nace,
los gestos ordenados en el espacio futuro
creando los senderos por donde pasará el danzante,
la vibración eterna de cada semilla efímera,
la caída que ha de darle significado al muro,
el beso que hace nacer todos los labios...


Autor: Alejandro Jodorowsky

aniversario




UN AÑO YA DEAMBULANDO POR LA RED

CON ESTE PEQUEÑO CABARET...

¡GRACIAS A TODOS!

essa moça ta differente

Queridos espectadores, porque admiro el trabajo de Gustav Klimt y éste no podía faltar en la Galería de Arte del cabaretito; porque me encanta la fotografía y descubrí hace poco a Carol Gamarra y Mario Ville, un dúo de artistas de la imagen que, juntos, se llaman Kattaca y también adoran a Klimt, les presento esta pequeña selección de obras.

¿Qué les parecen las creaciones y las recreaciones?



*


Tienen más esencia de Klimt AQUÍ

amén


A PRIORI quiero decir que todo cuanto aquí escriba será obra de mi loco ALTER EGO. Lo sé, lo sé, MEA CULPA; a veces me sorprendo tanto de mis propias reflexiones que debería de usar un ALIAS o decirme a mí misma eso de VADE RETRO para no escribir tonterías. Pero las hago, como ésta. ¿Y por qué? Porque mi lema es CARPE DIEM y, aunque a veces me quede IN ALBIS, logro convivir e intentar comprender al RARA AVIS que hay dentro de mí. Por todo ello, y tras regalarme un EGO TE ABSOLVO antes incluso de saber qué voy a escribir, por si acaso, procedo IPSO FACTO con el espectáculo literario de hoy. Y es que quiero hablarles del pensamiento. Todos ustedes conocerán la expresión COGITO, ERGO SUM (pienso, luego existo). Pues eso, que todos tenemos un pensamiento, al menos, PER CAPITA. Y es por ello que quiero plasmar, MOTU PROPRIO, todo aquello que, PER SE, se me pasa por esta cabecita loca de cabaretera. Es VOX POPULI que escribir es, para mí, un MODUS VIVENDI, por lo que intentaré reflejar, GROSSO MODO, en este gran papel virtual, IN SITU en este pequeño cabaret, el STATUS QUO de mi pensamiento. Así, rápidamente, como aquel que decía VENI, VIDI, VICI, expondré la flor que guardo en la cabecita. Procuraré recogerla nada más brotar en mi cerebro, para pillarla IN FRAGANTI y que sea todo naturalidad y frescura. Y lo haré EX PROFESO para todos ustedes, mis queridos espectadores. Tal vez la flor de mi pensamiento sea demasiado SUI GENERIS. Puede que en su exposición al sol cometa algún LAPSUS LINGUAE, que enfrente verdades VERSUS deseos frustrados, que sean los IDEM los que se conviertan en verdades, ET CETERA. Por supuesto que podrán reflexionar sobre todo ello A POSTERIORI, aunque no es condición SINE QUA NON que lo hagan.

POST DATA: No se venguen de mí en sus comentarios si no han entendido nada de nada... Siempre odié eso del QUI PRO QUO, ojo por ojo y diente por diente...


A mi profesor de Latín, IN MEMORIAM.
Porque yo también lo fui hace tiempo...
REQUIESCAT IN PACE.

(Y antes de que me den una colleja por tanta tontería junta,
hago MUTIS por el foro.)

cerrado por vacaciones



... hasta que se llene mi baúl de sueños
de paisajes y de almas,
de melodías y versos,
de color y aromas nuevos

parto en un viaje largo
pero prometo volver
les quiero

giochi di lettere

Queridos espectadores, Miss Parker (http://minaturalpacifico.blogspot.com/) me propone este juego. Les pongo en antecedentes, aunque la cadena queda aquí finalizada con mi pequeña aportación en el último número, el 50. Justo llega a mis manos para que sea yo quien decida cómo acabar la "partida"... Disfruten del relato colectivo.

REGLAS

1. Cada persona invitada continuará la historia escribiendo unas frases. Delante de ellas pondrá entre paréntesis su número de turno (el siguiente al último que vea). Es decir, se copia toda la historia, primero las reglas y luego las frases (con los números) de los demás, luego se pone el nuevo número de turno y luego las frases.

2. Después se nomina a otras dos personas.

3. No se puede nominar a la persona que te nominó ni a una a la que ya nominaste en un turno anterior (si lo tuviste).

4. El blogger que escriba el turno 50 terminará la historia y la mandará al email leinad19xico@hotmail.com




(1) Era impensable, no me lo podía creer, mi mente daba vueltas una y otra vez y no conseguía ser consciente de lo que había pasado, ya no había vuelta atrás, era todo tan confuso. Miré durante unos instantes el martillo ensangrentado, lo envolví en un paño que encontré en el primer cajón de la cómoda y lo escondí en el fondo del armario.(2) A los tres minutos me encontraba en la calle, necesitaba airearme, pensar... En aquellos momentos mi mente aún no estaba preparada para ello...(3) El aire gélido de la mañana cortaba mi rostro como un cuchillo acerado, aún sentía en mi pecho el ritmo acelerado de mi corazón sobresaltado por los espeluznantes hechos que había, en fracciones de segundo, vivido... Aún no podía explicarme cómo demonios había llegado el martillo hasta mis manos y por qué reaccioné de la forma tan brutal como lo hice...(4) Sólo sé que había acabado todo, que era el fin de mi tortura y el comienzo de una vida mejor. Por primera vez, me sentí libre.(5) Había logrado lo que estaba deseando hace mucho tiempo. ¿O realmente yo no lo había deseado nunca?(6) Solamente las circunstancias me habían hecho llegar a aquel extremo en el que me encontraba. No, seguro que detrás de todo aquello había una fuerza misteriosa que me apoyaba.(7) La pregunta era: ¿Por qué? Sacudí la cabeza. No me debía engañar por mas tiempo, no, yo ya sé mi verdad, pero al estar dormitando tantos segundos de mi vida me va a costar desperezarla. (8) Tal vez, la bruja de mi suegra no merecía brecha de tales dimensiones en su cráneo. Sin embargo, por una vez, creía haber hecho lo correcto.(9) Por otra parte, si yo no la hubiese atacado a ella quizás ahora sería yo la víctima. Porque a decir verdad la relación con mi suegra siempre había sido de amor-odio.(10) Pero ya había pasado todo y no era hora de pensar en "si hubiera sido de otra forma". Ahora tenía que explicarle a mi pequeña hija Andrea que ya no vería más a su malvada y querida abuelita.(11) Sentí un ruido lejano, parecían las agujas de un reloj y esto hizo que me sobresaltara. Estaba un poco aturdida, ¿se trataba sólo de un mal sueño?(12) Me dirigí al último cajón donde creía haberlo guardado y toqué algo frío y húmedo. Algo extrañamente húmedo en un cajón.(13) Retiré la mano instantáneamente, me asusté, aquel objeto no me resultaba familiar, pero la duda me carcomía por dentro. La eterna lucha entre la curiosidad y la prudencia, pues yo, en el fondo, sabía que debería cerrar ese cajón para siempre y olvidarme de lo que había tocado, pero no fui capaz de resistirme y volví a introducir temblorosamente la mano.(14) Mientras cientos de instantes paseaban fugazmente por mi cabeza, pensé que lo tenía todo embrollado, estaba perdida. Me había metido en un montón de negocios insensatos en lugar de pensarlos despacio y con método.(15) Las facturas de los gastos de mi propia casa y de mis aventuras en el juego se acumulaban hasta el infinito... Suspiré y me dispuse a esconder todos los rastros de mi acto.(16) He de limpiarlo todo antes de que lleguen mi marido y mi hijo. Arrastré el cadáver hacia la bañera de la planta de abajo.(17) Una sonrisa fugaz asomó en mi rostro cuando pensé que, a pesar de que tenía a mi suegra por una cabeza dura, su cráneo se rompió con bastante facilidad. Supongo que casi cualquier cosa se rompería con facilidad con un martillo de acero tan pesado.(18) La vieja bruja hacía un ruido peculiar al ser arrastrada por el suelo, ni siquiera notaba su peso muerto, a decir verdad, una vez muerta, mi suegra tenía el peso de un pajarillo. Era algo casi tierno, si no hubiera sido por la masa sanguinolenta que era una parte de su cráneo, su cara era la de una amable anciana que hace pasteles para sus nietos y se reúne para jugar al bridge con sus amigas los viernes por la tarde, cada una cometiendo la locura de beberse una copita de jerez.(19) Mi suegra no jugaba al bridge, es más, tenía dudas de que hubiese jugado alguna vez a algo, que hubiese sido una niña alguna vez, inocente y sin tanto rencor por dentro. Siempre recordaría aquel gesto duro, severo y aquellos comentarios mordaces pero revestidos de azúcar; aquellas miradas condescendientes.(20) Su sonrisa... su sonrisa llevaba al mismísimo demonio dentro. Desde luego, mi marido nunca supo nada de mi angustia, de mi rabia al ver que su madre me despreciaba, que me consideraba una aprovechada que no valía ni para limpiarle los zapatos a su hijo.(21) Aún recuerdo el día de mi boda, con mi madre, mis hermanas y mis primas revoloteando alrededor de mi cuarto y en el que habría de cambiarme. Mi suegra estuvo diligente con todas ellas, les sirvió deliciosos pastelillos entre sonrisas y comentarios cómplices.(22) Pero mi tocado no aparecía. Mi hermana iba a ser la encargada de peinarme y me había regalado un tocado muy bonito, nada extravagante, algo sencillo.(23) Recuerdo cómo mi suegra aplaudió la ocurrencia de no contratar una peluquera, recuerdo el "qué encantador". El tocado no apareció aquel día, suerte que compramos otro igual gracias a mi paranoia y cuando metí la mano en aquel cajón... lo encontré, intacto, un poco amarillento, pero con la etiqueta puesta aún.(24) Como una burla desde el más allá. Apretaba el tocado con mis manos ensangrentadas, me daban ganas de coger aquel martillo y destrozar cada uno de los huesos, y la carne... pero habría que limpiar más y suficiente trabajo en vida había dado aquella dichosa mujer.(25) Gracias a Dios, mi marido era un tipo que se tragaba todas las series de policías del universo, solo necesitaba lejía para la sangre, su asquerosa y maldita sangre, tan espesa y pegajosa como ella lo fue en vida. Y sosa, mucha sosa, con sosa y agua su cuerpo se desharía en horas, lo que pasa es que era más difícil lo de la sosa, porque es imposible retener a mi familia de no entrar en el baño...(26) Lo de eliminar la sangre era sencillo, lo de eliminar su cuerpo era más complejo. Ni muerta me iba a dejar vivir.(27) Pasada una hora parecía que no había ocurrido nada, todo rastro de sangre que pudiera haber dejado esa bruja me había encargado de hacerlo desaparecer, pero seguía sin saber qué hacer con su cuerpo. De repente recordé cuántas veces nos había hablado de aquella casita que había heredado en su pueblo y a la cual nunca quiso llevarnos pues "estaba muy lejos".(28) Yo sabía perfectamente que era una vil excusa pero Carlos nunca admitió que tuviera razón, y si su madre decía que era una paliza llegar allí, por más que estuviera solo a poco menos de hora y media de la ciudad, ni siquiera insinuaba que él creía lo mismo que yo. Sin más dilación me puse en movimiento, y al cabo de un rato me encontraba al volante de nuestro coche camino del pueblo y su casa, con ella envuelta en bolsas de plástico en el maletero, una pala y a su lado la sosa que me ayudaría a sacarla de nuestras vidas para siempre.(29) Mas, ¡qué juguetón el destino!, me tenía reservada una sorpresa. No bien hube enfilado la carretera que me sacaría de este embrollo, acaso tan excitada por los sucesos recientes que no presté atención al pie derecho, unas sirenas llegaron a mis oídos, la luz roja y azul en mi retrovisor, la voz que me da el alto: la policía.(30)A través del retrovisor, observaba con angustia el paso firme del agente que se acercaba al coche con una mano puesta en su cinturón, junto al arma. Me pidió que saliera del vehículo y en ese momento me sentí como el personaje de Javier Bardem en No es país para viejos: tenía muchas ganas de hacer desaparecer al policía.(31) Pero me reprimí. Salí del coche con la ansiedad mordisqueando sañuda los pliegues de mi estómago. Alcé la vista, le miré a la cara y contuve el vómito. No podía ser él. Era imposible.(32) Me soníó al instante. En su gesto no había incicios de sospecha, sólo había sorpresa y alegría por verme después de tantos años.(33) Vaya sorpresa, dijo, nunca pude imaginar que las casualidades llegasen a confabularse tan oportunamente, fijate que he tenido que sustituir a uno de mis compañeros, enfermo, y he visto que tu coche lleva el maletero mal cerrado al circular detrás de ti. Me quedé helada... hacía veinticinco años que no nos veíamos, desde el día antes de mi boda, en que decidí casarme con el ferretero, en lugar de con el policía... hubiera podido liquidar a mi suegra de un disparo, en lugar de a martillazos... porque las suegras son todas iguales...(34) Mi cabeza se partía pensando esto mientras saludaba a mi amigo e intentaba inventar una excusa para que no se acercara al maletero. Ya se encaminaba a la parte trasera de mi vehículo cuando sonó la radio de su coche patrulla y su compañero le hizo señales para que se acercara. (35) Mi mano temblaba al encender el cigarrillo, no veía el momento para continuar el viaje. Al terminar la comunicación en su coche comentó algo con su compañero y me miró largamente. (36) Mi corazón empezó a latir aceleradamente, en mi imaginación veía cómo se acercaba al coche, abría el maletero y descubría el pastel..... no sabía si anticiparme y cerrarlo o esperar que la suerte me acompañara y aquella llamada le obligara a marcharse.(37).Le sonreí he intenté tranquilizarme.Me miré las manos nerviosa y ví que tenía una mancha de sangre en el dorso de la mano....¡Dios mío.....! ¿La habrá visto?. Las piernas empezaron a temblarme , escondí las manos como pude....Él se acercaba lentamente y yo estaba muerta de miedo............(38). " No seas tan descuidada, no se puede ir por ahí con el maletero abierto", me dijo. Torcí la boca en una mueca que se suponía era una sonrisa, mientras restregaba mi mano ensangrentada dentro del bolsillo del pantalón. Se dio la vuelta, se acercó al maletero y cuando ya hasta el aire empezaba a faltarme, de un golpe seco lo cerró.Luego se volvió otra vez hacía mí.(39)Sus oscuros ojos almendrados , los mismos que recordaba de aquellos momentos de juego y complicidad que habíamos compartido durante parte de nuestra infancia y adolescencia,se detuvieron en el dorso de mi mano ...¡Estás herida!- se sorprendió.(40) Le dije que me había herido con el cierre del maletero y, no sé si le resultó convincente mi explicación, pero su mirada se detuvo un instante en mis ojos, y su boca se posó en la mía fundiéndose en un apasionado beso. (41) Mientras me besaba y saboreaba la dulzura de sus labios, una lágrima se deslizaba por mi mejilla, no pudiendo evitar que mi mente volviera a recuerdos tan tiernos y tan lejanos... (42) Es curiosa la vida, pensé, en estos momentos de angustia ha venido a mi un encuentro del pasado. Será un mensaje de ultratumba de la bruja riéndose de lo que me perdí?(43) La lágrima que caía fue acompañàndose de muchas más, y más, y más y una congoja repentina salió de mi garganta. -Qué te pasa mujer, por qué lloras así?! (44) - Es que...hip...es que... me gustaría irme contigo a lo oscuro a hacer cochinadillas, pero tu compañero nos está mirando de una forma muy lasciva desde el coche y me da no sé qué... Además, acabo de matar a mi suegra y la llevo envuelta en plástico en el maletero...buaaaa, buaaaaa...(45)Tranquila, yo te ayudaré-dijo él. Llamó a su compañero para que se deshiciera del coche y el me llevó a su casa. Era un bloque de pisos muy alto y el vivía en el 9º piso. Cogimos el ascensor y no sé si era por la congoja o qué pero empecé a sentir mucho calor y sin pensármelo 2 veces me abalancé y le besé. Nos quitamos la ropa mutuamente y ...(46) , como si volviese a aquel tiempo en que eramos jóvenes llenos de pasión me entregué a sus brazos reviviendo todos esos momentos que guardaba como un gran tesoro en mi corazón, era lo único que mi suegra no fue capaz de manchar con sus palabras de desprecio y malas intenciones... aún así no podía evitar sentirme algo extrañada y el preguntarme ....(47) por qué el destino me llevó a una serie de eventos en sólo un par de horas, después de años de sufrir en silencio por mantener a mi familia unida y a mi esposo feliz pensando que su madre era la mujer perfecta, y yo... yo la esposa que siempre estaba ahí, aguantando en silencio el veneno de aquella mujer, pero saqué de mi mente todas esas ideas y volví a mi momento, porque eso era... mi momento, ya a estas alturas, independiente de las consecuencias, por fin sentí libertad en cuerpo y alma...(48) y cerrando mis ojos volé, volé como nunca y en esas apasionadas horas me olvidé de ella, solo pensé en mi, solo en mi y en él, soñando en un milagro que no nos separara nunca más... Cuando de pronto suena su celular, era la policia, su amigo, el que se llevó el auto se estrelló y explotó... 49)se hizo tan lento el colgar del teléfono...vi su cara contraída por la sorpresa y el miedo,pero no me conmovió, al contrario,algo dentro mí empezó a brotar a borbotones: una risa imparable,entre satisfecha y angustiada,una risa de grandes carcajadas; esas que abundaban antes de que ella llegara a amargarme la vida. Mientras más pensaba en todo lo ocurrido, yo más reía, ¿acaso me premiaban desde el infierno por haber mandado de vuelta a esa vieja? 50) De pronto sentí que me atragantaba con mi propia risotada, que no podía respirar, que la vida se me escapaba sin remedio entre los brazos de mi amante. Y así fue como morí, con un rictus hilarante en los labios y un extraño sabor a óxido de martillo, mezclado con sangre, en el paladar. El sabor del arrepentimiento, ¿tal vez?.



El título de la entrada está en italiano en honor a Gianni Rodari,
maestro en esto de inventar juegos de fantasía para crear historias.